Squirting

Pudiera parecer una leyenda urbana, pero el squirt o eyaculación femenina es una realidad de la que muchas mujeres pueden sacar provecho (y los hombres y mujeres que tengan la suerte de estar con ellas también, para qué nos vamos a engañar).

Quizás hayas visto algún video en donde la mujer, mientras se masturba con un juguete sexual o mientras la penetran, se estimula el clítoris cada vez más rápido hasta gritar de puro placer. Es entonces cuando retira el juguete o el pene y salta de la vagina una lluvia de un líquido semejante a la orina.

Para muchos esto del squirting resulta especialmente morboso, tanto es así que es difícil, para el caso de los hombres, no acabar corriéndose con su compañera en un festival de fluidos. Pero si el hombre sabe esperar su momento, puede deleitarse además con reiteradas lluvias de la chica. Ya se sabe que las mujeres son muy propensas a orgasmos múltiples, y si a estos le sumamos una buena eyaculación femenina cada vez…

Es probable que en algunas películas el squirt sea “simulado”, es decir, que se trate de una pérdida de orina, pero lo que no quita es que sigue poniendo a cien al personal, porque ver a la mujer contraer la expresión, gritar y retorcerse extasiada no resulta, en ocasiones, tan creíble como debiera, porque no son pocas las actrices porno que sobreactúan, pero si además de escucharlas gritar puedes ver cómo se corren… entonces la cosa cambia y puedes pensar, con más razón, que se la están pasando en grande.

Y para el que todavía tenga dudas acerca de esto del squirting, ahí va a grandes rasgos la explicación científica del fenómeno: resulta que lo que expulsan algunas mujeres mientras están teniendo sexo no es el típico fluido lubricante, sino un chorro, como si fuera de orina, que contiene glucosa, fosfatasa ácida y fructosa (vamos, que se puede beber). Esta peculiar eyaculación se asocia con un desarrollo desmesurado de las glándulas de la uretra, que acumulan líquidos que luego pueden salir disparados cuando los músculos se contraen.

Algunas mujeres describen la sensación de derramarse como increíble y liberadora, aunque no quiere decir que sus orgasmos sean mejores. Otras mujeres podrían estar eyaculando de vuelta hacia la uretra, y por eso puede que haya menos casos de mujeres que muestran estos chorros en un acto sexual.

En definitiva, si conoces a una mujer que al alcanzar un orgasmo sea capaz de derramarse así, tal vez puedas contarnos tu experiencia y tratar de describir qué siente ella… y qué sientes tú. Eso sí, ten cerca toallitas para secar el “escenario de batalla”.

Sexo sucio o dulce, ¿cómo te gusta más?

El sexo es muy amplio y hay muchas formas de disfrutar de el. Diferentes prácticas sexuales, posturas, complementos, fetichismos, etc, pero dentro de las diferentes prácticas sexuales cada uno tiene su estilo propio.

 TAGS:

Creo que podríamos diferenciar dos grandes maneras de practicar sexo:

Sexo sucio: el que podríamos entender como sexo salvaje, sin complejos, vergüenzas disfrutando al máximo de todas las prácticas que nos gustan y en definitiva el sexo puro y duro como el que vemos en el cine porno.

Sexo dulce: aquel que también se disfruta al máximo pero de un modo más suave, cariñoso, pausado…También se puede disfrutar de cualquier práctica pero es todo más “romántico”. No es necesario que haya amor por el medio pero si es sexo mezclado con sentimientos, pasión, sensibilidad…como lo quieras llamar.

Es difícil definir ambas posturas pero creo que os podéis hacer una idea de a que me refiero. Está claro que a todo el mundo le puede gustar disfrutar de ambos tipos de sexo y depende mucho del momento, la persona, el lugar, ambiente, etc. , pero son formas totalmente diferentes de vivir nuestra sexualidad. TAGS:

El sexo sucio es tal cual lo vemos en el porno, practicarlo para disfrutar de lo que nos ofrece a un nivel físico, disfrutar de la sensación cuando te penetran o penetras, probar diferentes posturas sin complejos, practicar sexo oral sin miedo a babear o a pegar un tirón de pelo, recibir en la cara o la boca una corrida, practicar sexo anal, etc…

Se trata de llevar a cabo todas aquellas prácticas que te gustan y disfrutarlo al máximo. Puede haber sentimientos, claro que si, ya que puedes practicarlo con alguien a quien quieres, pero en ese momento, en el momento de disfrutar del sexo, es como que los sentimientos quedan a parte, no hay mimos y cariñitos, se trata de un disfrute físico, carnal, de sentir como la excitación invade tu cuerpo y te dejas llevar.

En cambio el sexo dulce es más para disfrutar de todas las sensaciones que te da el sexo fisícamente pero enlazado a los sentimientos. Como decía, no tiene porque haber amor, aunque es mucho más fácil que se de con el, pero es disfrutar de un modo más sentimental y no carnal.

No se estila tanto ese sexo sucio de tirones de pelo, movimientos bruscos, jugar con los fluidos… es más “limpio” más estílo película romántica.

Son diferentes maneras de verlo y de disfrutarlo. Como decía antes todo dependerá del momento, a una persona que le gusta practicar sexo salvaje no quiere decir que un día no le apetezca algo más dulce y cariñoso y al revés.

 TAGS:

Como siempre el sexo es muy amplio y hay que aprender a disfrutar de el en toda sus vertientes.

¿Que opinas? crees que existe esta diferencia entre un tipo de sexo y otro o crees que el sexo es igual siempre?

¿Que te gusta más?

Fuente: http://www.elblogdesexo.com, por zudonna

Juegos Sexuales ¡Equípate en la cama!

Para ser sexualmente activa solamente necesitas ganas de placer. Pero para ser la pareja más pasional, sexy y no caer nunca en el aburrimiento, os irían de perlas algunos instrumentos y juguetes como los que os mostramos a continuación.

Si quieres mejorar tu apetito sexual, tus relaciones en la cama y mantener viva la chispa del sexo existen algunos elementos que pueden ayudarte a vivir en un permanente clímax sexual.

Lencería, erotika.mx¿A qué hombre no le vuelve loco la lencería? ¡Es una ley universal para seducirlos! Estos hombres nos lo ponen muy fácil. Con estos cuerpazos que Dios nos ha dado y unos trapitos sexy por encima, los tendréis chupando de vuestra mano. Tangas, corsés, encajes, ligas, batas, bodys e incluso sujetadores y braguitas con colores muy pasionales. Sea lo que sea, ¡póntelo! Eso le encenderá todavía más.

Otro gran clásico son los juguetes sexuales. Vibradores, consoladores, bolas chinas, anillos u otros estimulantes como los lubricantes. ¡Que no te de vergüenza! Es totalmente normal que una pareja caiga en la rutina sexual. Y por eso se inventaron estos juguetitos. Sorpréndelo. Será sacarlo del bolso y hacer sus sueños realidad. ¡A ellos les encanta! Y a Nosotras, más todavía.

¿Kama qué? Kamasutra. Es como la Biblia del Sexo. Cómpralo y experimenta cada una de las posturas. Sus ilustraciones os ayudarán a realizar sus 64 movimientos. Verás las estrellas, ¡te lo aseguramos!

Tampoco te olvides de los anticonceptivos. Píldoras, condones u otros preservativos. No solo para prevenir embarazos sino contra enfermedades de transmisión sexual. Puede que le cortes el rollo a tu chico porque para ellos perjudica el momento de pasión. Así que sé ingeniosa y conviértelo en otro elemento del juego sexual. ¿Cómo? Hay preservativos con sabores y con texturas. ¡Échale imaginación!

Sáltate tu dieta e incorpora a la cama los mejores alimentos afrodisíacos. Chocolate, fresas y frambuesas, vino, champagne, vainilla, ostras o caviar. ¿Sabías que tus fluidos saben a lo que comes? El sexo será súper excitante. Escucha esta idea: antes de que llegue a casa prepara tu cama, cambia las sábanas a un color pasional, enciende velas que huelan bien y cubre de pétalos la cama. Al ver este escenario, le pondrás perdido de placer.

Júranos que no tienes ninguna fantasía sexual. En el coche, en público, en la cama de tus padres, disfrazados… ¿Si o si? Pues lo tienes muy fácil. Tu pasión se duplicará y el deseo de cumplir una fantasía sexual te excitará muchísimo.

Ahora ya tienes la teoría sobre con qué puedes jugar en vuestros momento más íntimos. Solo te falta ponerlo en práctica. Sigue estas claves para encender tu habitación y convertirse en la pareja más caliente del edificio.

Fuente: http://www.nosotras.com, por Katia Toran

Masaje vaginal: 10 formas de provocarle un orgasmo

Atrévete y explora con tu pareja nuevas maneras de sentir placer; recuerda que no todo está en la penetración

Cuando una pareja desea tener intimidad es necesario que ambos asuman roles para complacer al otro. Muchas veces son las mujeres quienes dan el todo por el todo con tal de hacer feliz al hombre y éstos pocas ocasiones buscan maneras alternativas para darle ese plus a su chica.

Quienes creen que una buena penetración hará que una mujer tenga un orgasmo inolvidable está en un error; la novedad y la sorpresa juega un factor fundamental para que las mujeres lleguen a ese éxtasis, dos cosas que se consiguen gracias a la realización de un buen masaje vaginal.

El sitio nosotras.com y orgasmo.com enlistan 10 técnicas efectivas para realizar este tipo de masajes, que aquí en De10.mx te compartimos.

1. Lubrica tus dedos y colócalos sobre los labios de la vagina, haciendo un movimiento de atrás hacia delante. Poco a poco, pasa de los labios externos a los internos y frota ambos alternadamente con tus dedos pulgar e índice.

2. Con esta técnica aseguras que una mujer sienta el máximo placer. Lo que hay que hacer es introducir tus dedos índice y medio en la vagina y poco a poco, mete el pulgar un poco arqueado hasta que éste llegue al clítoris para hacerle el masaje

3. Coloca una de tus manos sobre la parte inferior del abdomen de ella y ejerce un poco de presión sobre éste, mientras que introduces poco a poco y con delicadeza los dedos de la otra mano. Repite la acción de manera constante y notarás como tu pareja los disfruta en demasía.

4. Introduce uno de tus dedos hasta la zona más profunda de la vagina y acaricia con delicadeza; provocarás que ella lubrique y así podrás meter otro dedo para practicar el mismo ejercicio con ambos.

Mientras hace estos, con tu mano en forma de C, utiliza tu pulgar para acariciar y ejercer presión sobre el ano. Haz todo esto al mismo tiempo y lograrás el máximo grado de excitación por parte de tu pareja.

5. Muchos juegos eróticos se hacen bajo las sábanas, uno de estos es el siguiente: mientras te masturbas, pídele a tu pareja que coloque sus dedos sobre los tuyos, disfruta la acción y luego cambien de papeles y haz lo mismo con ella.

6. Pon el dedo pulga en el interior de la vagina y el resto de la mano utilízala para cubrir el clítoris y tus dedos, posiciónalos por encima del monte de venus; acaricia esta zona, al mismo tiempo que el clítoris, así lograrás estimular tanto al punto G interno como externo.

7. Despacio y con delicadeza, introduce el dedo índice en la vagina; mantenlo quieto durante un tiempo y poco a poco, deslízalo de arriba abajo. Este es uno de los masajes más placenteros.

8. Introduce dos o tres dedos en la vagina y muévelos de adentro a fuera, mientras que al mismo tiempo rotas tu muñeca.

9. Otro de los masajes que resulta muy efectivo es que con el dedo índice, hagas un círculo alrededor del clítoris y comiences a acariciarlo de esta manera.

10. Parecido al anterior, igualmente con el índice, haz círculos desde la zona del perineo hasta un poco más allá del clítoris, así abarcarás otra zona que quizá tu pareja no ha explorado y que le pueden generar mayor placer.

¿Conoces otra técnica efectiva de masaje vaginal?
Fuente: http://www.de10.mx, Montserrat Arqué

Las zonas cerebrales femeninas que se estimulan durante el orgasmo

Investigación analizó las áreas del cerebro que eran estimuladas durante el orgasmo a través de un escáner cerebral. Así se descubrió, por ejemplo, que estimular los pezones tiene el mismo efecto que acariciar el clítoris de la mujer.

El orgasmo femenino es un estado que los últimos años ha estado bajo la lupa de los especialistas y de los sexólogos para lograr democratizarlo entre las mujeres. Una tendencia que también recogieron en la universidad estadounidense de Rutgers, donde se determinaron las zonas que más estimulan el cerebro femenino al tener un orgasmo.

Los investigadores, encabezados por Barry Komisaruk, realizaron su tarea ayudados por un escáner cerebral conectado a 11 mujeres, segun detalla la revista The Journal of Sexual Medicine.

El trabajo cientifico logró fotografiar por primera vez las zonas del cerebro que se activaban durante la estimulación del clítoris, de la vagina y del cuello del útero, comprobándose que cada una de estas zonas activa una parte concreta del cerebro y que, por lo tanto, son fuentes directas del placer.

MAPA DEL PLACER

De esta manera, en el proceso que conduce al orgasmo femenino intervienen 30 zonas distintas del cerebro y se despiertan áreas que tienen que ver con el tacto, la memoria, el placer y el dolor.

También se ha comprobado la reacción del cerebro a la estimulación de los pezones, y la conclusión más sorprendente es que esta estimulación activa las mismas áreas cerebrales que intervienen en la estimulación genital. Descubrimiento que explicaría por qué muchas mujeres logran orgasmos cuando se les tocan los pechos.

El estudio podría ayudar a mejorar la respuesta sexual de las mujeres que han sufrido una histerectomía (la extirpación del útero) y que tienen problemas para alcanzar orgasmos, ya que sufren daños en las terminaciones nerviosas de la vagina y el cuello del útero.

¿Qué más puedes hacer para que tu pareja llegue al orgasmo?

Fuente: lanacion.cl

Técnicas para masturbar a tu pareja… ¡Sin manos!

La estimulación de las zonas erógenas de tu amante es una de las delicias que más se disfrutan durante una relación sexual. Para ello puedes utilizar la boca, los senos y… ¡Hasta los pies!

El sitio pediatraldia.cl define al acto de masturbación como: acariciar o frotar los órganos genitales con el objetivo de llegar al orgasmo; tanto en los hombres como en las mujeres.

Este placer no es exclusivo de los jóvenes, de hecho la masturbación es una constante durante las diversas etapas de la vida; y no solamente se realiza por y para el mismo individuo, pues tanto ellas como ellos pueden masturbar a su pareja durante una relación sexual.

Los genitales sí son la parte más importante, pero no son el todo, ya que puedes complementar la masturbación acariciando piernas, brazos, cara, pechos, abdomen, todas las zonas erógenas que te provoquen  excitación, así lo menciona tuguiasexual.com.

Además, no únicamente puedes masturbar a su pareja con las manos, sino que existen otras partes del cuerpo que puedes utilizar para hacer llegar al clímax a esa personita especial.

A continuación enlistamos algunas técnicas que te servirán para salir de la monotonía en tus relaciones sexuales.

El pecho. Es cuando el pene del chico se coloca entre los senos de la chica haciendo presión, y ella se mueve para provocar fricción y mucho placer. Esta práctica es una de las más populares; de hecho, se les conoce como “rusa” o “cubana”, y sin duda es una de las preferidas de los caballeros, porque además de la masturbación, desde su posición puedes disfrutar de una excelente vista.

La boca. Esta técnica puede realizarse de hombre a mujer y viceversa, pero a diferencia del sexo oral común, donde puedes meter las manos para ayudarte, aquí el reto es hacerlo únicamente con la boca y sus componentes como lengua, labios, paladar y dientes; además de algunos movimientos de cabeza para acomodarte adecuadamente y estimular a tu amante hasta que llegue al orgasmo… ¿Aceptas el reto?

Los pies. Hombres y mujeres pueden aplicar esta técnica. En el caso de las chicas, tienen que poner el pene entre las plantas de sus pies, los cuales tienes que mover como si fueran tus manos; sólo ten cuidado con la fuerza que apliques en los movimientos.

En el caso de los hombres, pueden acariciar con los dedos de sus pies los labios vaginales con suaves movimientos para excitarla; después, pueden pasar al clítoris, haciendo un poco más de presión, hasta el punto de provocarle uno, o varios orgasmos.

La pelvis. Ella se tiene que colocar encima de él con las piernas abiertas, de modo que su pelvis quede sobre su pene; ya en esa posición, ella comienza a moverse, provocando una fricción sumamente  placentera para ambos. Esto lo pueden hacer previo a la penetración, con la ropa aún puesta o sin ella.

El muslo. Cuando la chica se encuentre recostada en la cama con las piernas un tanto abiertas, el chavo coloca uno de sus muslos entre ellas, presionando la vagina, mientras la mujer comienza moverse, lo que provocará un roce delicioso. Al mismo tiempo, él puede acariciar los senos y el resto de la piel de su amante. 

Las nalgas. Si ella se sienta sobre él, colocando su trasero sobre su pene, y comienza a moverse de adelante hacia tras, haciendo presión sobre su miembro, y poco a poco va aumentado la velocidad, ambos podrán sentir gran placer.

La masturbación en palabras. Con las palabras y sonidos que realizas con la boca también pueden estimular y excitar a tu pareja. Prueba murmurándole al oído frases sensuales y provocativas, que puedes complementar humedeciendo un poco, con la punta de tu lengua, el conformo de su oreja, y tal vez bajando hacia el cuello y el pecho… Y lo demás, que tu imaginación lo consume.

Todo el cuerpo. En realidad cualquier parte del cuerpo, puede ser el instrumento perfecto para masturbar a tu pareja. El punto, es que ambos estén de acuerdo en experimentar nuevas técnicas y, que en la práctica, vayan construyendo su propia fantasía sexual.

¿Has practicado alguna de estas técnicas sin manos? ¿Te gustó la experiencia?

¿Cuál de estas habilidades te gustaría experimentar?

¿Conoces otra técnica, cuál?

Fuente: de10.com.mx, Por Cinthya Sánchez

Trucos sexuales que nunca fallan (I)

¿Crees realmente tener tablas en los asuntos de cama o eres de los/las que no se salen de la posición del misionero?

Porque, amigos y amigas, está claro que en el sexo no todo son posturas de manual, y que al igual que cualquier juego, hay muchas estrategias para llegar al triunfo.

Unas medias en su punto justo de temperatura pueden dar mucho juego en la cama

Quién más, quién menos, cuenta con un abanico de armas secretas que siempre le han dado buenos resultados en la cama. Muchas de ellas, aunque no sepamos ni como se llaman, son compartidas en silencio por otra gente, conformando una especie de Gran Guía de Magia Sexual. El objetivo, claro está, es conseguir el disfrute máximo en nuestras relaciones y excitar a nuestro compañero hasta llegar al éxtasis. Para ello, van surgiendo nuevas variantes de posturas del kamasutra o se revisan los clásicos que siempre han funcionado y que los “magos del sexo” recopilan sin cesar.

Y es que los expertos en temas de “amor instintivo” saben bien que los trucos sexuales cambian como las modas y que lo que les funcionaba a nuestras generaciones pasadas tiene poca vigencia hoy en día. Renovarse o no morir… de placer. Allá van, pues, algunos trucos sexuales con los que seguro os anotáis un triple “O”.

-Sube la temperatura bajándola-
¿Cuántas veces hemos oído eso de que el placer y el dolor son dos caras de la misma moneda? Sin llegar a pronunciarnos en términos de sadomasoquismo, está más que demostrado que poner un poco al límite nuestros nervios nos produce una excitación sin igual. Y del mismo modo, para subirle la temperatura a tu compañero/a no hay mejor camino que el del hielo. Será el contraste de los sentidos, pero un truco que funciona siempre es recurrir a una tela sedosa (como podría ser una media) que haya visitado unas horas antes el congelador. Para los chicos, rodear el miembro con la gélida tela, moviéndola suavemente abajo y arriba provocará un placentero escalofrío que puede derivar en mucho más. La rapidez es una exigencia en esta técnica, ya que el calor corporal (el convencional y el fruto de la excitación) acabará con la magia del asunto en pocos minutos.

Otra forma de poner alguien a cien con la temperatura es hacer justo lo contrario: darle calor. Una técnica fácil y con buenos resultados es meter esa misma tela húmeda en el microondas unos pocos segundos. Ya calentita, la usamos también para acariciar con esmero su zona genital en el mismo movimiento descendente-ascendente. Lograremos tanto una dulce relajación de los sentidos como, en el hombre, la rápida excitación del miembro masculino por el aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica. Relaciones bien calentitas.

Continuamos en el siguiente post revelándoos más secretos.

Ponlos en práctica este fin de semana y esperamos tus comentarios

Fuente: educasexo.com, por David Cuní