Trucos sexuales que nunca fallan (I)

¿Crees realmente tener tablas en los asuntos de cama o eres de los/las que no se salen de la posición del misionero?

Porque, amigos y amigas, está claro que en el sexo no todo son posturas de manual, y que al igual que cualquier juego, hay muchas estrategias para llegar al triunfo.

Unas medias en su punto justo de temperatura pueden dar mucho juego en la cama

Quién más, quién menos, cuenta con un abanico de armas secretas que siempre le han dado buenos resultados en la cama. Muchas de ellas, aunque no sepamos ni como se llaman, son compartidas en silencio por otra gente, conformando una especie de Gran Guía de Magia Sexual. El objetivo, claro está, es conseguir el disfrute máximo en nuestras relaciones y excitar a nuestro compañero hasta llegar al éxtasis. Para ello, van surgiendo nuevas variantes de posturas del kamasutra o se revisan los clásicos que siempre han funcionado y que los “magos del sexo” recopilan sin cesar.

Y es que los expertos en temas de “amor instintivo” saben bien que los trucos sexuales cambian como las modas y que lo que les funcionaba a nuestras generaciones pasadas tiene poca vigencia hoy en día. Renovarse o no morir… de placer. Allá van, pues, algunos trucos sexuales con los que seguro os anotáis un triple “O”.

-Sube la temperatura bajándola-
¿Cuántas veces hemos oído eso de que el placer y el dolor son dos caras de la misma moneda? Sin llegar a pronunciarnos en términos de sadomasoquismo, está más que demostrado que poner un poco al límite nuestros nervios nos produce una excitación sin igual. Y del mismo modo, para subirle la temperatura a tu compañero/a no hay mejor camino que el del hielo. Será el contraste de los sentidos, pero un truco que funciona siempre es recurrir a una tela sedosa (como podría ser una media) que haya visitado unas horas antes el congelador. Para los chicos, rodear el miembro con la gélida tela, moviéndola suavemente abajo y arriba provocará un placentero escalofrío que puede derivar en mucho más. La rapidez es una exigencia en esta técnica, ya que el calor corporal (el convencional y el fruto de la excitación) acabará con la magia del asunto en pocos minutos.

Otra forma de poner alguien a cien con la temperatura es hacer justo lo contrario: darle calor. Una técnica fácil y con buenos resultados es meter esa misma tela húmeda en el microondas unos pocos segundos. Ya calentita, la usamos también para acariciar con esmero su zona genital en el mismo movimiento descendente-ascendente. Lograremos tanto una dulce relajación de los sentidos como, en el hombre, la rápida excitación del miembro masculino por el aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica. Relaciones bien calentitas.

Continuamos en el siguiente post revelándoos más secretos.

Ponlos en práctica este fin de semana y esperamos tus comentarios

Fuente: educasexo.com, por David Cuní

Anuncios

Investigación sobre sexo revela que todos somos pervertidos…

En lo que ha sido publicitado como el más grande estudio sobre sexo desde la publicación del Reporte Kinsey, un científico llamado Ogi Ogas ha descubierto que cuando se trata de preferencias sexuales, todos somos un poquito más “pervertidos” de lo que nos gustaría admitir.

Bajo la teoría que la gente no le miente a Google (nadie busca en estos temas cosas que no le llamen la atención) Ogas analizó los miles de millones de búsquedas relacionadas al sexo en todo el mundo y lo que resultó fue lo que él llama “una mirada completa y exhaustiva de nuestra identidad sexual”.

Los descubrimientos de Ogas han sido publicados en un libro llamado A Billion Wicked Thoughts, en coautoría con Sai Gaddam. He aquí algunos puntos interesantes sobre lo que han descubierto:

Los hombres heterosexuales son libidinosos y prefieren a las mujeres gruesas que a las delgadas.
Tan libidinosos, de hecho, que disfrutan una gran variedad de tipos de erotismo, incluyendo páginas web con mujeres mayores y transexuales. Y más: la investigación muestra que la mayoría de hombres heterosexuales prefieren a las mujeres gruesas que a las delgadas.

Los hombres homosexuales y heterosexuales no son del todo distintos.
Curiosamente, tanto los hombres gays como los heterosexuales tienen idénticas preferencias de partes del cuerpo: pecho, trasero y pies, en ese orden (pero claro, en distintos géneros). La investigación también mostró que los heterosexuales tienen una fascinación con los penes de otros hombres, aunque no está determinado si es una fijación consciente o inconsciente. ¿Será cuestión de competencia? basta ver el número de comentarios en WDH acerca del tamaño del pene y cómo se le percibe en relación a otros, sea vistos en persona o en alguna porno.

La fijación de los hombres por los pies es completamente normal.
Cuando las mujeres tienen pies pequeños, es señal de una alta producción de estrógeno. Entonces los pies se convierten en una señal de fertilidad y los hombres miramos instintivamente las extremidades del sexo opuesto.

Las mujeres disfrutan de los romances homosexuales.
A las mujeres les encanta leer y observar romances entre dos hombres. Pero no es el tema del sexo lo que les llama la atención, sino la emoción entre los dos personajes. Ogas usa Brokeback Mountain como ejemplo: la mayoría de la audiencia de la película fueron mujeres heterosexuales.

Los hombres fantasean con números. Cuando se trata de fantasear acerca del sexo en grupo, los hombres lo hacen mucho más que las mujeres, e incluso se imaginan a más hombres en la acción.

Los hombres buscan orgasmos auténticos.
Los autores del estudio descubrieron que los heterosexuales prefieren ver porno amateur en línea, pensando que los orgasmos de la mujeres son más genuinos. Por tanto, fingir un orgasmo es decepcionante para un hombre, incluso si él no está participando.

Los investigadores dicen que este trabajo los llevó muchas veces a sitios web extraños, incluyendo anime japonés -increíblemente popular entre los hombres heterosexuales- y lo que llaman “porno de cornudos”, donde los hombres observan a sus esposas tener sexo con alguien más. Ogi y Gaddam esperan que estos descubrimientos apoyen su tesis, que dice que no existe la desviación sexual.

Fuente: http://www.elblogdelhombre.com

Y tu, ¿que andas buscando en internet?

Formas de volver loco a un hombre ¡Con Ropa!

Si quieres poner a cien a un hombre sin sacarte la ropa, mantente atenta. Te damos 10 pistas para dejarlo sin aliento con la ropa puesta.
La ropa tiene un gran poder de seducción. Enfundarse en un apretadísimo vestido tubo que realce la figura, atreverse con sensuales transparencias, aliarse a los pícaros encajes o simplemente pasearse con un estilizado pantalón, son suficientes para poner la libido masculina a flor de piel.

El ritual de desnudarse a veces se pasa por alto con las ansias y la euforia del momento. Sin embargo esta previa puede convertirse en un excitante preliminar que puede empezar desde primera hora de la mañana ¿Te imaginas salir a cenar sin ropa interior? Tu chico no podrá dejar de fantasear ¡Compruébalo!

A continuación, te facilitamos algunas excitante ideas para potenciar tu sensualidad sin quitarte la ropa. Enciende a tu chico sin tener que desnudarte.

Sin duda, la lencería juega un papel primordial en el arte de la seducción. Destierra los modelitos clásicos y el antiestético color carne. Por muy cómodos que te resulten… ¿A quién pretendes excitar con las bragas a lo Bridget Jones? Sal de compras y escoge el modelito lencero más sexy según tus curvas. Un corsé para enmarcar la figura, una tanga de encajes si tienes un culito del que presumir… ¡Tú eliges!

Al estilo del Hollywood, prueba a pasearte por casa con solo una camisa suya. Prepara el desayuno con su atuendo y déjate asaltar por la mañana. Puede que para ti no resulte un modelito sexy pero a los hombres les encanta. Así que guárdate el pijama de franela para tus días de soledad.

No por tener pareja debes descuidar tu imagen. Aprovecha cualquier evento para potenciar tu sensualidad. Salir a cenar y ve calentándolo desde el minuto cero. Enfúndate en un vestido ajustado, en un escote de vértigo o en unos apretados jeans. Eso sí, asegúrate de que te favorece pues el tiro puede salirte por la culata. A lo largo de la noche, ve echando leña con mensajes sugerentes, toqueteos de alto voltaje… ¡No llegaréis a los postres!

Tal como te adelantábamos, ¿Te atreverías a salir de casa sin ropa interior? Quizás para ir a trabajar no sea muy recomendado, pero ¿Qué tal para cenar en casa? No hace falta salir fuera para ponerlo como una moto. Tú organiza una cita romántica en casa, insinúale que no llevas ropa interior y hazlo sufrir hasta pasado los postres. Él arderá de pasión y tú con él.

Con el ambiente al rojo vivo y por muchas ganas de entrar en acción, procura mantenerlo en vilo. Puede que él tenga unas ansias irrefrenables de arrancarte la ropa, pero ¡NO! Ve desnudándote poco a poco y si te atreves, márcate un striptease, quédate en lencería y aguanta hasta el último minuto. Él cada vez estará más hot.

Tal como sugieres Terra, y al más puro estilo PrettyWoman, sorprende a tu chico al llegar a casa desnuda solo con su corbata. Recrea un ambiente muy tórrido. Música, vela, champagne… y asegúrate de que viene solo. No vayas él a darte una sorpresa.

Fuente: http://www.nosotras.com

Si quieres ver modelos de lencería entra a este link : Lencería

Y tu como has vuelto loco a tu hombre con la ropa , que accesorios usas y que es lo que mas le gusta a él

¿Cuánto tiempo debe durar el acto sexual?

¿Cómo durar más durante el sexo? ¿Podré aguantar horas de horas? ¿Cómo puedo durar teniendo sexo toda la noche? Estas y más dudas saltan en la cabeza de la mayoría de hombres que piensan que es importante durar largos ratos penetrando a sus parejas. Lo que no saben es que muchas veces tienen las respuestas equivocadas.

CB104807.jpg

“Muchos hombres y mujeres parecen creer en la fantasía de los penes enormes, las erecciones duras como una roca y el acto sexual que dura toda la noche“, indica el Dr. Eric Corty, de la Universidad de Penn State, sin embargo existen estudios que demuestran lo contrario.

La mayoría de estos mitos se basan en ciertas creencias de nuestra sociedad que obligan al hombre a mostrarse fuerte, grande o recio, sin importar la calidad del acto sexual, la recepción e interacción con la persona con quien copula. Es decir prefiere cantidad a calidad. Pero, ¿le han preguntado las chicas lo que quieren o prefieren en la intimidad? “Desafortunadamente -afirman investigadores- la cultura popular actual refuerza muchos estereotipos sobre la actividad sexual“.

Para salir de dudas, encuestamos -informalmente- a nuestras conocidas y, casi por unanimidad, aseguraron preferir un acto sexual no tan prolongado (Ojo, tampoco tan corto). Básicamente, lo que comentaron fue que cuando un hombre se demora mucho en “terminar” es frustrante, incómodo y cansado. Es lógico que así como el hombre quiere que una mujer llegue al orgasmo, la mujer también quiera darle ese mismo placer a su pareja. Cuando este se demora, es razonable que la mujer crea que no está haciendo algo bien o que no lo excita lo suficiente.

Por otro lado, cuando la frotación es constante y por largos periodos de tiempo, hay la posibilidad de que ocasione irritación. Usualmente cuando una mujer tiene un orgasmo, pasa por un momento en el que deja de lubricar. En estos casos, se puede usar lubricantes o diferentes tipos de estimulación, aunque estos recursos no siempre están a la mano y ellas terminan con serias molestias.

El sexo es extraordinario  y si realmente te interesa tu pareja le dedicarás al coito el tiempo necesario. Aunque a veces es un poco difícil ya que están los hijos, la familia, los eventos, el trabajo y no solo falta tiempo sino también concentración. Por eso muchas mujeres prefieren tener relaciones por periodos no tan prolongados. Lamentablemente nuestro país es aún muy machista y se espera que las mujeres todavía tengan tiempo para cocinar, atender a los hijos, limpiar el hogar, trabajar y, encima, satisfacer a su pareja. Creemos que sería bueno compartir con ella las mismas funciones del hogar para que ambos tengan las fuerzas suficientes al momento de tener relaciones sexuales.

Recuerden que el acto depende también de la resistencia física que ambos posean y la concentración que tengan en la faena. En definitiva se requiere de cierta energía extra. Algunos datos indican que se queman alrededor de 250 calorías durante un acto sexual, aunque depende de la actividad sexual específica y su rol en esta. Incluso se puede llegar a gastar hasta unas 500 calorías.

Una investigación publicada en Journal of Sexual Medicine (Revista de Medicina Sexual) de Estados Unidos en 2008 mostró que un acto sexual “adecuado” dura de 3 a 7 minutos, uno “deseable” de 7 a 13 minutos, uno “demasiado corto” de 1 a 2 minutos y uno “demasiado largo” de 10 a 30 minutos. Para llegar a esta conclusión se trabajó con psicólogos, médicos, trabajadores sociales, terapeutas familiares y matrimoniales, y enfermeras que recogieron datos de miles de pacientes durante varias décadas.

Hagamos el mismo ejercicio y califiquemos lo que consideramos:
“adecuado”
“deseable”
“demasiado corto”
“demasiado largo”
¿Cuál es tu tiempo “ideal” para tener penetración?

Fuente: blogs.peru21.pe/sexosentido

Frigidez: ¿la sufres, o te hace sufrir?

El concepto de frigidez, que se aplica a la mujer, está afortunadamente cada vez más en desuso. Porque tiene claras connotaciones peyorativas. Pero sigue usándose.

En algunos manuales se dice que ahora recibe la denominación de ‘Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo o TDS, y se la considera una disfunción sexual, pero esto no es del todo exacto.

Se dice que hay similitud con trastornos como la dispaurenia –dolor en el coito-, la anorgasmia –imposibilidad de conseguir orgasmos- o la anafrodisia -ausencia de deseo sexual-, lo que añade confusión en torno al significado del concepto de frigidez. Pero de hecho lo que ocurre es que el concepto de frigidez como tal está entrando en desuso. Del modo en que venía aplicándose, significa ausencia de cualquier capacidad, excitación o sensación placentera en las relaciones sexuales, a menudo incluso al intentar la masturbación. Tal trastorno existe, pero no sólo es bastante raro sino que puede afectar por igual a mujeres y a hombres. Actualmente se asocia más con la ausencia de placer, pero está claro que hay que dejar de usarlo para no cultivar más esa confusión.

De todo este ‘movimiento semántico’ se trasluce una conclusión. Hay muchos conceptos aplicados a supuestos trastornos sexuales en la mujer, y quizá son demasiados. Quedémonos de momento con ese ‘demasiados’, porque es una pista que nos conduce a la visión machista, patriarcal y dominante sobre la mujer que ha venido ejerciéndose durante décadas por parte del ‘colectivo’ masculino, incluyendo por supuesto a profesionales de la salud, la Ciencia y la medicina.

Por suerte la Ciencia sigue avanzando más o menos con criterios de objetividad, y hoy sabemos que muchos de estos trastornos aplicados a la mujer no están tan bien definidos como se pretendía, y que la psicología, la educación y la influencia de la cultura tienen el peso suficiente como para tener que recontextualizarlos.

Tampoco hay que haber estudiado Lógica para comprender que sin deseo previo, aunque sea inconsciente o como fantasía, es difícil que exista placer sexual. Por lo que la existencia de los supuestos trastornos anafrodisia, anorgasmia, dispaurenia e incluso la borrosa frigidez, está demasiado condicionada a la presencia o ausencia de deseo, y necesitarían por tanto, como decía, ser redefinidos o recombinados de un modo más sobrio y objetivo.

En espera de esta redifinición, opino que es peligroso usar cifras o estadísticas de estudios acerca de tales trastornos, o entrar en distinguir si son primarios o secundarios, o sin son de origen orgánico o conductual, pues lo único que harán es prolongar la creencia de que existen como tales, lo cual, también en mi opinión, es hoy por hoy cuestionable.

El deseo sexual, pues, o sea su presencia o disminución, podría ser el verdadero factor clave que explicaría y simplificaría este exceso de supuestos trastornos sexuales en la mujer. Más teniendo en cuenta algo que diferencia mucho la naturaleza de la psicosexualidad femenina de la masculina, como es una necesidad de estímulos eróticos, sensoriales, ambientales, anímicos y emocionales mayor que la masculina, a la que puede bastarle a menudo con una simple estimulación física focalizada en los genitales. Esta mayor ‘complejidad’ de la sexualidad femenina ha sido vista hasta ahora por los hombres como un problema, y se ha caído en la tentación de patologizarla.

La sabiduría popular hace ya unos años que ha creado una frase para ilustrar este cambio de paradigma: “no hay mujeres frígidas, sino hombres inexpertos”. Bueno, para ser más objetivos, yo añadiría “y mujeres con una educación sexual, corporal y sensorial inadecuada”. Y es que también muchas mujeres tienen su parte de responsabilidad, al elegir conscientemente seguir el modelo patriarcal masculino y al adoptar roles psicosexuales pasivos, a cambio probablemente de seguridad material –o la promesa de esa seguridad- para ellas y para sus hijos. En un plano más concreto, p.e., es habitual el siguiente comportamiento: dado que el deseo sexual femenino necesita una variedad de estímulos más amplia que en el hombre, es fácil que en el transcurso de la convivencia o matrimonio disminuya, y ante esta realidad muchas mujeres optan por soportar, sin apenas deseo ni excitación, la exigencia o necesidad de relaciones sexuales de sus parejas masculinas, llegando a desear o favorecer que él termine pronto para finalizar el coito cuanto antes. Si el hombre además la presiona para que se excite o la acusa de supuestos problemas como una frigidez, esto puede inhibir aun más en ella el poco deseo sexual que le queda hacia él. Este ejemplo es por desgracia todavía muy frecuente, no habla nada bien de la inteligencia y sensibilidad medias de los hombres, pero tampoco de la inteligencia y autoestima medias de las mujeres. Por desgracia también, habla de la pervivencia de la estúpida necesidad de la lucha por el poder en la pareja, algo que nos mantiene a los humanos evolutivamente todavía demasiado cerca de algunos de nuestros ‘parientes’ primates.

Me das un mordisco? juegos sexuales con la boca

erotika love storeEl mundo de la pasión no comienza ni acaba con la estimulación genital, hay otro tipo de prácticas que pueden complementarla, como aquella que involucra los labios y dientes

En el sexo no hay nada escrito. Para elevar la libido no es necesario limitarseerotika love store a los besos, las caricias o la estimulación genital. La naturaleza a provisto a los seres humanos de boca, labios y dientes, para que los empleen como “juguetes sexuales”. Estamos hablando del mordisco, el cual es una de las prácticas que más placer pueden otorgar, cuando se sabe llevarla a cabo adecuadamente, la intensidad es de acuerdo a cada pareja.

En general, se puede mordisquear a la pareja en casi la totalidad de su geografía corporal, exceptuando los ojos, el labio superior y la lengua, ya que éstas son algunas de las zonas más sensibles que podrían salir seriamente dañadas. Nunca se deben olvidar para llevar a cabo esta práctica sin lastimar es: “todo lugar donde no puedas arañar tampoco debes morder, ni con amor ni con pasión”.

erotika love store

Así mismo señala que otras regiones como el glande, el tronco del pene, los testículos, el clítoris o los pezones pueden ser perfectamente estimuladas con esta fórmula, pero eso sí, la presión ha de ser obviamente más leve. No obstante, ante la duda lo mejor es preguntar, porque en esto del sexo lo que a unos les encanta a otros les resulta desagradable.

Es importante aclarar que esta práctica no tiene tintes sadomasoquistas, pues aunque el mordisco necesita ser sostenido para que llegue a ser placentero, nunca debe sobrepasar el umbral del dolor.

El origen de este juego erótico, proviene de la India, pues una marca deerotika love store arañazo o mordisco era una forma de demostrar las habilidades del buen amante. A la mañana siguiente, cada cicatriz ganada con la boca del otro era una señal de orgullo, un reflejo de la pasión que ambos habían compartido, un signo que estaban deseosos de exhibir.

Por su parte, el Kamasutra no sólo ofrece un amplio repertorio de posturas sexuales a elegir, también invita a probar alguno de los variados tipos de mordiscos eróticos con los que poder llegar a la cima sexual, el lugar, la intensidad y la manera es a gusto de cada pareja.

15 mordiscos sexuales que enloquecen a los hombres:erotika love store

1. En el cuello y orejas

2. Axilas

3. Tetillas

4. Manos

5. Labios

6. Espalda

7. Colita

8. Ingles

9. Pies y dedos

10. Muslos

11. Bajo vientre

12. Testículos

13. Perineo

14. Pene

15. Capucha de pene

¿Te gusta esta práctica? ¿Conoces otros tipos de mordiscoserotika love store

Sushi erótico

erotika love storeEl body sushi, es un arte culinario que se inicio hace siglos en Japón adornando el cuerpo de hermosas geishas, es un fenómeno que ha llegado a occidente hace aproximadamente 5 años y se practica solo en lugares muy exclusivos de Europa (Francia, Londres, España) y EEUU (Los Ángeles, New York, San Francisco)

Cambiamos las legendarias geishas por nuestras increíbles mujeres y hombres (ShusiMan, ShusiWomen); acercamos la cultura oriental a las costumbres, fiestas y celebraciones occidentales: cena con amigos/as, charlas distendidas, un buen vino, un ambiente íntimo en el lugar mas exótico un Loft japonés, con jardín privado y en exclusiva. Orientado a un público poco conservador y sibarita.

El nyotaimori (女体盛り, literalmente “presentación sobre cuerpo femenino”) es el arte japonés de servir una cena sobre el cuerpo desnudo de una modelo que actúa como bandeja, con el soporte de hojas de té o plátano que evitan que la comida entre directamente en contacto con la piel. El calor corporal de la modelo mantiene el sushi y el sashimi a la temperatura ideal, y evita que se enfríen demasiado las viandas calientes.

Eso convierte la cena no sólo en una velada  sensual y estética, sino también en una experiencia gastronómica única.

erotika love storeLa bandeja masculina se denomina nantaimori (男体盛り, “presentación sobre cuerpo masculino”). Generalmente empleamos una bandeja femenina para el sushi y una masculina para la comida caliente, aunque no hay ninguna norma escrita al respecto. Tampoco hay normas sobre qué condiciones debe reunir una bandeja, aunque por supuesto capacidades elevadas de concentración, equilibrio y paciencia son imprescindibles.

Ya sea un hombre y/o una mujer, tienen que mostrar una capacidad de concentración, autocontrol y equilibrio más que notables.

erotika love store

Los nyotaimoris tienen lugar siempre en un ambiente distendido, cordial, abierto y sensual. Sin embargo, no está permitido propasarse con los modelos, desconcentrarlos o molestarlos de ninguna manera.  Esa es la norma básica de respeto que resulta imprescindible para este tipo de eventos.

erotika love store