Consejos para una buena experiencia en un trio sexual.

erotika love store

    – Si realizas un trío sexual con tu pareja asegúrate que el o ella no se sientan a un lado, haz que se sienta siempre a gusto. Dale mucha atención para que nunca se sienta menos deseada que el invitado (a).
    erotika love store

    •  

    – La confianza en la pareja debe ser total para tener experiencias  de triolismo. De lo contrario luego vendrán sentimientos conflictivos como celos y mucha desconfianza. Tu pareja puede sentirse luego traicionada, engañada, puede dudar sobre tu fidelidad o bien tu identidad sexual al verte interactuando con alguien de tu mismo sexo (si es el caso).erotika love store
    – Los tríos sexuales se tratan de probar nuevas sensaciones, no de encaminar sentimientos o bien de probar los sentimientos de tu pareja o hacia la persona invitada.entre las sabanas

    – Las tres personas deben tener una disposición total del 100% para evitar una catástrofe en la cama.

    – Déjate guiar por el deseo, haz lo que más te provoque y con quien te provoque en el momento. En un trío puedes besar a una persona mientras acaricias a otra, o bien mientras otras manos te acarician a ti.

    – Recuerda ser equilibrada. Es esencial que los tres disfruten, de eso se trata. Las otras dos personas no están a merced tuya y también deben pasarla bien.erotika love store

    – Talvez no deben de ser íntimos amigos, pero si es importante que conozcas detalles mínimos sobre las otras personas al menos, como sus conductas sexuales e historia sexual. Esto con el fin de que la experiencia no te vaya a traer malas consecuencias irreversibles para tu salud.

    – Ante todo, practica el sexo seguro. Usa siempre un condón. Uno diferente y nuevo para cada persona que participe en el menage a trois. Evitarás así ETS y hasta un embarazo no deseado.

    – Si utilizan juguetes sexuales, procuren que estén muy limpios al principio del juego y límpielos antes de que otra persona los use y/o introduzca en sus genitales.

    erotika love store

    Beneficios de la actividad sexual

    Está comprobado que la practica de la actividad sexual influye de manera considerable en la vida cotidiana; esto se debe a que tener una vida sexual activa y placentera aporta numerosos beneficios al organismo: fortalece el sistema inmunológico, previene problemas cardiacos y determinados cánceres, combate la depresión y el estrés, estimula la memoria, levanta la autoestima, adelgaza, rejuvenece y produce una sensación de bienestar generalizado.

    Beneficios de la actividad sexual sobre nuestro sistema hormonal

    El deseo libera hormonas sexuales que aumentan el deseo sexual (estrógenos y progesterona en la mujer y testosterona en el hombre); adrenalina que aumenta la frecuencia cardiaca y estimula la circulación aumentando el aporte de oxígeno a las células, y feromonas; hormonas del placer que también tienen un efecto vasodilatador. Cuando la excitación va creciendo entra en juego la endorfina, hormona que crea una sensación de placer y un estado de euforia hasta alcanzar el nivel máximo en el orgasmo. En la mujer durante clímax también se libera la oxitocina, hormona responsable de que el útero y aumente la intensidad del orgasmo. En este momento de máximo auge las células nerviosas del cerebro descargan su contenido eléctrico provocando, una vez ha pasado, el relajamiento físico y mental.

    Otros beneficios de la actividad sexual: aumentan las defensas

    Mantener una actividad sexual con determinada frecuencia provoca una mayor descarga de hormonas que aumentan la producción de anticuerpos que combaten virus y bacterias, así como aquellas que sirven de guardianes que controlan cualquier reacción inesperada en el organismo. Los especialistas afirman que, entre otros beneficios, las personas que tienen actividad sexual con regularidad tienen los niveles de inmunoglobina un 30% más altos, un anticuerpo que ayuda a combatir las infecciones. Los hombres reducen el riesgo de padecer cáncer de próstata eyaculando más de cuatro días a la semana, y en las mujeres se reduce la posibilidad de sufrir cáncer de mama gracias al aumento de los niveles de oxitocina producidos durante el orgasmo.

    La actividad sexual previene problemas cardiacos

    Las glándulas suprarrenales, ubicadas sobre los riñones, vierten adrenalina en la sangre, lo que aumenta el ritmo cardíaco y estimula la circulación. El corazón alcanza los 130 latidos por minuto, como en los ejercicios de intensidad media. Las arterias se dilatan aumentando de esta manera la absorción de oxígeno, lo cual previene enfermedades cardíacas. También hay unos estudios que indican que la hormona del crecimiento DHEA y la testosterona, implicadas en la estimulación sexual, reducen o previenen el riesgo de padecer algún tipo de enfermedad coronaria.

    La actividad sexual alivia el dolor

    Según estudios realizados sobre los beneficios de la actividad sexual, durante el orgasmo las mujeres pueden tolerar el dolor hasta un 110% más, esto es debido por un lado a la estimulación del punto G vaginal que aumenta el umbral del dolor; a la liberación de endorfinas que desconectan durante varios minutos las terminaciones nerviosas responsables del dolor y al aumento de oxitocina, que además de incrementar el deseo sexual, tiene la capacidad de calmar el dolor.

    Beneficios de la actividad sexual a nivel emocional

    Tener actividad sexual aumenta la autoestima, proporciona estabilidad emocional, mejora las relaciones interpersonales, nos sentimos más queridos y atractivos. Además el estado de relajación que se experimenta después del orgasmo nos produce una agradable sensación de bienestar que nos hace afrontar nuestros problemas y preocupaciones de una manera más optimista, reduciendo considerablemente la ansiedad, el estrés y la tensión acumulada.

    Sin embargo, estos beneficios de la actividad sexual pueden reducirse considerablemente cuando las relaciones no son satisfactorias o se tienen relaciones esporádicas, ya que al no tener un compañero sentimental estable aumenta la expectativa y la tensión, por lo tanto hay mas riesgo de sufrir problemas emocionales. Dependiendo de cómo se lleve la vida sexual esa incertidumbre por saber si va a volver a tener una relación y cuando, puede crear ansiedad y estrés.

    La actividad sexual un antídoto contra la depresión

    Antes y durante el acto sexual se libera endorfinas en el flujo sanguíneo, estas hormonas, además de regular el sueño, crean un estado de euforia y una sensación de bienestar. También liberan oxitocina, hormona que aumenta los niveles de serotonina y dopamina, sustancias relacionadas con el humor y el bienestar.

    Beneficios estéticos de la actividad sexual

    Con la práctica de la actividad sexual se liberan hormonas, entre ellas los estrógenos, que producen un aumento de la secreción de agua y aceite por parte de las glándulas sudoríparas, lo que contribuye a mantener la piel hidratada y protegida y un cabello más fuerte y con más brillo. Además durante el orgasmo hay un mayor bombeo de oxígeno a los tejidos lo que mejora el flujo de sangre y por lo tanto de nutrientes a las células cutáneas. El orgasmo también estimula en las mujeres la producción de una hormona del crecimiento, DHEA, que favorece que se tenga un aspecto más juvenil.

    La práctica de actividad sexual es un ejercicio que fortalece y estimula la mayoría de los músculos del cuerpo, los movimientos repetidos durante la relación ayudan a fortalecer el pecho, las piernas y el abdomen. También ayuda a perder peso ya que durante una relación sexual se queman de entre 100 a 200 calorías lo que equivale a una caminata de 20 minutos. Además el aumento de los estrógenos en las mujeres fortalece los huesos, y la testosterona en los hombres mejora la masa muscular y previene la osteoporosis.

    La práctica de actividad sexual es un buen remedio para combatir la celulitis, ya que mejora la circulación sanguínea lo que facilita la eliminación de toxinas y líquido.

    Los besos ayudan a la saliva a limpiar los dientes y a disminuir la cantidad de ácido que causa el debilitamiento del esmalte.

    ¿COMO INFLUYE EL SEXO EN TU VIDA?

    Pene saludable con ejercicios de pubococcígeo

    La ejercitación de este músculo permite controlar la eyaculación y tener mejores erecciones, dos factores fundamentales en la salud integral de todo hombre.

    Ya los taoístas descubrieron hace miles de años que la eyaculación y el orgasmo son dos cosas totalmente diferentes. En la actualidad prestigiosos investigadores de la sexualidad así lo demuestran, como es el caso de William Hartman y Marylin Fithian, que hicieron un estudio al respecto, y llegaron a la conclusión de que los hombres pueden llegar a tener varios orgasmos sin necesidad de eyacular y sin perder la erección.

    Lo más importante es desmitificar la eyaculación, que no es otra cosa que un espasmo involuntario que se desencadena en la zona del sacro lumbar y que tiene como función la expulsión del líquido seminal. Éste es necesario si se desea procrear, pero si el objetivo es el placer, podemos lograr orgasmos sin eyaculación.

    Para diferenciar la eyaculación del orgasmo es necesario fortalecer los músculos sexuales. El músculo pubococcígeo es el responsable de las contracciones de la pelvis y del ano durante el orgasmo.

    En general un suelo pélvico y en particular un músculo pubococcígeo fuerte permiten mantener erecciones más intensas y duraderas e impedir la eyaculación simplemente con su contracción voluntaria para cerrar el canal eyaculador.

    Tampoco se trata de no eyacular nunca, sino de ir reduciendo el número progresivamente.

    El entrenamiento del pubococcígeo pasa, entre otros ejercicios, por la práctica habitual del siguiente ejercicio básico.

    Ejecución

    Comienza por contraer y relajar tu músculo pubococcígeo a ritmo regular unas 30 veces: para esto contrae tu región perineal, es decir, la que se encuentra entre los testículos y el ano, como si estuvieras miccionando y quisieras cortar el chorro de orina. Luego descansa 30 segundos. Continúa con dos series más, dejando 30 segundos entre cada una.

    Después de este ligero calentamiento, deberías tener un mejor control de tu músculo pubococcígeo debido al aumento del flujo de sangre.

    Aprieta el músculo

    Ahora contrae y relaja el músculo pubococcígeo varias veces, comenzando con series de 30 veces, y tratando de llegar a series de 100 veces.

    El objetivo sería que puedas realizar en total unas 300-500 contracciones al día.

    Apretón largo y lento

    Otra posibilidad es ir alternando las series de 100 contracciones con series donde aguantes cada contracción el máximo de tiempo.

    Eventualmente puedes tratar de llegar a hacer 10 series de 2 minutos de contracción sostenida.

    Notarás que este hábito mejora tu salud y capacidad sexual.

    Ataque cardíaco no debe arruinar la vida sexual

    Washington (EU). Sobrevivir un ataque cardíaco puede significar el fin de la vida sexual, pero no tiene por que ser así, y un nuevo estudio revela que los médicos pueden desempeñar un papel decisivo para ayudar en esta situación.

    Los pacientes tenían menos probabilidades de reanudar su actividad sexual si los médicos no les decían cuándo podían hacerlo sin riesgo, halló el estudio.

    Muchos sobrevivientes de ataques al corazón temen que la actividad sexual pueda enviarlos de nuevo al hospital… o incluso a la tumba. Pero los expertos dicen que esa posibilidad es muy remota.

    “La gente cree que puede matarlos. Y no es sólo la persona que tuvo el ataque, sino su pareja”, precisó la doctora Stacy Tessler Lindau, ginecóloga e investigadora del sexo en la Universidad de Chicago.

    “Si puedes subir dos pisos por la escalera o practicar ejercicios moderados, entonces puedes tener actividad sexual”, afirmó.

    Lindau dirigió el estudio, el más amplio efectuado en este terreno, y presentaba el viernes sus conclusiones en una conferencia de la Asociación Cardiológica Estadounidense en Washington.

    El estudio abarcó a mil184 varones y 576 mujeres sobrevivientes de ataques cardíacos que participaron en un estudio mayor a nivel nacional financiado por el gobierno federal. El promedio de edad era de 60 años.

    Menos de la mitad de los varones y aproximadamente un tercio de las mujeres dijeron que entre las instrucciones que les dieron al ser dados de alta figuraban consejos acerca de la reanudación de la actividad sexual. Aun menos consultaron a sus médicos al respecto durante el siguiente año.

    Un año después de sus ataques, más de dos tercios de los varones y el 40% de las mujeres reportaron alguna actividad sexual. Tenían del 30% al 40% mayor probabilidad de tener actividad sexual si habían consultado con un médico.

    Los varones tenían mayor probabilidad de ser sexualmente activos y casados antes del ataque cardíaco y de mantener su vida sexual a partir de entonces.

    Algunos sujetos informaron incluso que mantenían mayor actividad sexual después del ataque, pero eran la excepción, aclaró Lindau.

    Un ataque cardíaco no debe impedir que la gente disfrute del sexo, afirmó el doctor Edward Havranek, cardiólogo en el Centro Médico de Salud en Denver y líder de la conferencia.

    “El riesgo de padecer un ataque al corazón durante la actividad sexual es realmente, realmente bajo”, agregó. “La cantidad de esfuerzo físico que la gente despliega durante el sexo es menor de lo que podría suponerse. No es tan exigente como palear nieve”.

    Los médicos dicen que los pacientes pueden reanudar la actividad sexual en cuanto se sienten mejor y pueden practicar ejercicios moderados. De todos modos, un dolor de pecho durante el acto sexual significa que hay que parar y consultar al médico, advirtió Lindau.

    Fuente: Terra.com.mx
    Por: Marilynn Marchione

    Sexualmente satisfechos, aunque queremos más

    Sexualmente satisfechos, aunque queremos más

    La Encuesta Nacional de Salud Sexual revela que el 45% de los hombres y el 23% de las mujeres desearía aumentar la frecuencia de sus relaciones sexuales.

    Como se suele decir… ¡El sexo es un placer! Así lo confirma la Encuesta Nacional de Salud Sexual 2009 . El estudio revela información sobre los hábitos y experiencias sexuales de casi 10.000 personas mayores de 16 años de todo México. El enfoque de género es una novedad en el ámbito de los estudios sobre sexualidad. Además, el informe muestra la amplitud de prácticas sexuales realizadas con la finalidad de obtener placer sexual, aunque los besos, caricias, sexo oral y coito son las prácticas habituales.

    Satisfacción y motivos de las relaciones sexuales

    El inicio de la vida sexual suele producirse en la adolescencia, sobre todo para los hombres, quienes mantienen su primera relación entre los 15 y los 18 años. Las mujeres, en cambio, empiezan con 17 ó 18 años, pero otro elevado porcentaje lo hace en el tramo de los 21 a 15 años. La primera relación sexual suele ser con una pareja estable, sobre todo en el caso de las mujeres, para quienes sigue primando el componente emocional a la hora de elegir una pareja sexual.

    El nivel de satisfacción sexual es, en general, elevado: alrededor del 54% de los hombres y mujeres se muestran bastante satisfechos, con una frecuencia de entre 1 y 3 relaciones por semana, aunque ellos preferirían aumentar la frecuencia (45% de los hombres) y ellas se quedarían como están (el 55% de las mujeres). El 12% de los hombres encuestados dice no haber tenido sexo en el último año, principalmente por no tener pareja u ocasión, frente al 21% de las mujeres donde gana peso la viudedad o el hecho de no querer mantenerlas.

    Entre los motivos más importantes elegidos para mantener relaciones sexuales destacan el hecho de amar y ser amados y la necesidad de unirse y conectar a otra persona. Las relaciones por deseo son más frecuentes en hombres, un 19%, porcentaje que duplica al de las mujeres. La procreación es el motivo menos frecuente, sobre todo para los hombres.

    La mayoría de los hombres (86%) y mujeres (78%) encuestados afirman pensar que la sexualidad es necesaria para el equilibrio personal, frente a un escaso 4 % que niega que el sexo influya en el equilibrio emocional.

    El sexo y la salud

    La mitad de hombres y mujeres coinciden en valorar como buena la información que poseen sobre sexualidad, siendo muy bajo el porcentaje de personas que se consideras mal o muy mal informados (menos de un 3%). Se confía, sobre todo, en los padres y en los profesores cercanos para resolver dudas sobre sexo, siendo las enfermedades de transmisión sexual, los métodos anticonceptivos y las dificultades en las relaciones sexuales y sentimentales los temas sobre los que los encuestados preferirían haber recibido más información.

    La mujer sigue siendo quien decide con más frecuencia el uso del método anticonceptivo, siendo el preservativo masculino y la píldora los más utilizados. Sólo un 35% de los hombres y un 37% de las mujeres emplearon algún método anticonceptivo en su primera relación sexual, aunque más del 40% afirma usarlo en las relaciones con su pareja estable y el 75% en relaciones esporádicas.

    Respecto a la salud sexual, más del 70% de hombres y mujeres niegan haberse sentido preocupados por su vida sexual. Del 25% de la población que sí ha tenido preocupaciones respecto a su vida sexual la pérdida del deseo, la inexperiencia o el miedo al embarazo son los motivos principales para las mujeres, mientras que en los hombres son la falta de pareja, inexperiencia o inseguridad. Sin embargo, sólo un 21% buscó ayuda, generalmente a profesionales (psicólogos, ginecólogos, urólogos) o expertos en sexualidad, seguido del apoyo proporcionado por amigos íntimos.