Juegos Extremos

erotika sex shopVarias parejas lo practican como parte del juego sexual, donde existen un sometedor y un sumiso, quienes satisfacen sus necesidades mediante el llamado Spanking.

Hay a quienes les gusta ser azotados o azotar.  Se llama spanking (viene del inglés spank cuya traducción sería golpe o golpe que se da en las nalgas) y es una práctica que muchas parejas la consideran excitante. Es ese dolor controlado que da placer.

Tiene sus reglas para no lastimar, para respetar al otro, para la seguridad de ambos, códigos de conducta, etc.

Muchos lo hacen de manera cotidiana o normal dentro de sus relacioneserotika love store sexuales para excitarse más, a manera de juego. Hay quienes lo practican de forma profesional y quizá en muchas de esas ocasiones el sexo ni siquiera está incluido, y ni siquiera hay amor o relación alguna entre quien lo lleva a cabo.

Hay roles de dominación y sumisión, por supuesto. Está quien domina aplicando el azote y quien se somete, el cual otorga su consentimiento para que esto ocurra.

erotika love storeEs fascinante recibir ese azote cuando estás delante de él y  te penetra detrás, en la posición que llaman comúnmente “de perrito”. Antes de la penetración el spanking es excitante, digamos que prepara el camino para ello, y durante también. Se puede combina: un poco de penetración y después algunas nalgadas, penetración y nalgadas, así hasta el infinito.

Otra parte del juego son las palabras, se pueden decir cosas que de antemano se sabe que excitan a la pareja, es más cuando se juega con papeles de ficción. ¿Ya lo intentaron? Bueno, yo si fuera ustedes lo practicaría esta misma noche sin dudarlo. Verán que incrementa la libido y hace salir el instinto salvaje que todos llevamos dentro.

Pero dar, también tiene lo suyo, sólo que hay que saberlo hacer bien para noerotika love store lastimar o dejar marcas, que lejos de ser sexys pueden ser muy feas y después, dolorosas.

¿Cómo hacerlo?

Cuando lo hagan con la palma de la mano, a mano limpia, tengan cuidado de pegar solamente en la parte más gordita del trasero. Nunca en el hueso.

Hazlo con la mano completa y no sólo con los dedos. Así tu fuerza estará distribuida por toda la superficie.

erotika love storePara proporcionar otro tipo de placer puedes hacerlo con una pala de spanking, que están hechas de madera y cubiertas por algún material como piel, plástico, charol o terciopelo. Hay de formas distintas, colores y todas muy sexys. Elige el que más les guste y úsenlo.

También pueden hacer ciertos azotes (pero estos sólo son recomendados para hacerlos por profesionales) con látigos de nueve colas, de una o una fusta.erotika love store

Después de terminar el spanking, acaricia y masajea la zona. Eso hará que se relaje, pero si es necesario o si las ganas de continuar siguen, entonces sigan con el azote.

Aquí algunas palabras que te puedes encontrar en el spanking:erotika love store

Caning. Azotamiento con cane, caña o vara.

Flagelación. Azotamiento intenso, duro y siempre doloroso. Sólo para profesionales.

Flogging. Azotar con flogger o gato de 9 colas.

OTK. Over the knee, spanking, azotes que se le dan a alguien que está de rodillas.

Safeword: palabra clave de seguridad. Puede ser también un gesto o un ademán acordados previamente para pausar o detener el juego o la nalgada, si existiera dolor, peligro o malestar de algún tipo.

Whipping. Azotar con whip o con un látigo trenzado.

erotika love store

 

¿A ti te gusta el spanking? ¿Lo has practicado? ¿Te gusta, antes, después o durante? ¿Eres un profesional?

Anuncios

¿Quién manda a quién?

Desde las posiciones sexuales hasta los lugares para hacerlo suelen ser temas comunes que muchas veces pasan inadvertidos. Pero, qué pasa si él o ella desean algo diferente y quieren cambiar los roles establecidos. Quizás esta vez las órdenes cambien de voz, los jalones de pelo, nalgadasjuguetes estén a la orden. Eso sí, no valen machismos ni prejuicios.

4446587814_d718ba2ac3_o.jpg y “Dime quién es tu perra” le dice jalándole el cabello. “Tú lo eres” le responde. “Te gusta que te den duro, ¿no?”. Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.


Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

Lo cierto es que cada quien es diferente y el coctel de ímpetus puede ser muy variado. Por ejemplo, qué pasa si se juntan dos dominantes por excelencia, si ninguno quiere ceder y precisan llevar la batuta. Lo más probable es que el juego de seducción se vuelva más excitante aún debido a esa pelea por el mando, que la tensión se vuelva latidos, estos sudor y las feromonas terminen con esta lucha -o la continúen- por el bien de ambos. Lo cierto es que no hay nada más excitante que luchar por lo que se desea y cuando tienes un gran contrincante mejor.

ELLA TE DOMINA. Es tan delicioso este deseo, fantasía al fin, que, hay mujeres que se ganan la vida como dominatrices. Una dominatrix es aquella mujer que adopta el papel dominante en prácticas sexuales de bondage, dominación y sumisión o sadomasoquismo (cobra por participar en juegos eróticos).

Aunque también existe la figura del hombre dominante (se le llama “maestro”), las dominatrices son las más conocidas y cuya más se exalta. Hay clubes que pueden funcionar como salones de recepciones o salas de conciertos tradicionales pero tienen DJs residentes vestidas de cuero, DJs invitados  de otras partes del mundo, clientes con billeteras gordas y nombres pomposos. Este es un gran negocio, no solo por el juego sino por los secretos que se guardan.

Sin embargo, la mayoría de las dominatrices no son profesionales, sino dominantes vocacionales. Un dominante vocacional es una persona firme, enérgica y con control sobre sus relaciones, tanto sexuales como sociales. Mucho(a)s de nosotros lo somos, para felicidad de algunos sumiso(a)s.

Cuéntanos, ¿te gusta dominar o que te dominen?

Fuente: blogs.peru21.pe