Afrodita, diosa del amor

¿Conoces la historia de esta diosa de la lujuria y la reproducción?

Seguro que en tu día a día dices aquello de que tal o cual alimento es afrodisíaco. Pues bien, cada palabra nos remite a una realidad distinta y antigua, y en este caso se refiere a la que, para los griegos, era la diosa del amor por excelencia hace más de 5.000 años: Afrodita. Sin embargo, y cuando hablamos de amor, en realidad nos referimos al vocablo Eros, que en la antigua Grecia estaba asociado a todo aquello que tenía que ver con la lujuria y la sexualidad. De este modo, la diosa Afrodita representaba la lujuria, la belleza, la sexualidad y la reproducción. Unas dotes que en la mitología quedaban personificadas en la representación de una bella mujer de curvas generosas, surgiendo de la espuma del mar.

¿Y por qué espuma del mar? En la mitología clásica todo tiene un significado alegórico sobre algún hecho concreto. En el caso de esta diosa, hija de Urano en la primera tradición (hay otras versiones que la emparentan con Zeus y Dione), remite directamente a su nacimiento. Y es que Afrodita nace en el mismo momento en que Cronos, dios del tiempo, corta los genitales de su padre, Urano, para seguidamente lanzarlos al mar, de donde surge una sensual mujer con cuerpo de mujer, “nacida del semen de Dios“. Cuenta el relato de Hesíodo, entre otros, que Afrodita fue dada en matrimonio a Hefesto, dios de la fragua y el fuego, un hombre serio y osco. Ante la desgracia de su matrimonio, Afrodita se dio a la vida libertina con diversos amantes, entre los que destaca Adonis y, sobre todo, Ares.

El culto a Afrodita se ha extendido a muchos lugares aunque es en la isla de Citera donde se guardó más fervientemente. También tenía sus propios festivales en la Grecia Antigua, a través de los cuales se le rendía culto, sobre todo en Atenas y Corinto. Aún hoy quedan testimonios escritos del templo de Afrodita, que se encontraba en la cima de Acrocorinto (destruida en el año 146 a.C. por los romanos). En este tiempo, se dice, las sacerdotisas mantenían relaciones sexuales como método de adoración a su diosa. Es lo que viene a llamarse prostitución religiosa, muy común en templos y santuarios. En Chipre, la isla de Citera, Corinto y Sicilia esta fue una práctica común y normalizada para aquellos que rendían culto a Afrodita.

Cuando los romanos asumieron los mitos griegos, Afrodita pasó a ser conocida bajo el nombre de Venus, pero no perdió ni un ápice de su importancia. De hecho, el mismo Julio César levantó un templo para ella y la adoptó como su protectora personal.

¿Ya conocías esta historia?¿Cuál otra conoces con relación al amor y sexo?

Fuente: http://www.educasexo.com, Andrea Jaén

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s