¿Quién manda a quién?

Desde las posiciones sexuales hasta los lugares para hacerlo suelen ser temas comunes que muchas veces pasan inadvertidos. Pero, qué pasa si él o ella desean algo diferente y quieren cambiar los roles establecidos. Quizás esta vez las órdenes cambien de voz, los jalones de pelo, nalgadasjuguetes estén a la orden. Eso sí, no valen machismos ni prejuicios.

4446587814_d718ba2ac3_o.jpg y “Dime quién es tu perra” le dice jalándole el cabello. “Tú lo eres” le responde. “Te gusta que te den duro, ¿no?”. Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.


Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

Lo cierto es que cada quien es diferente y el coctel de ímpetus puede ser muy variado. Por ejemplo, qué pasa si se juntan dos dominantes por excelencia, si ninguno quiere ceder y precisan llevar la batuta. Lo más probable es que el juego de seducción se vuelva más excitante aún debido a esa pelea por el mando, que la tensión se vuelva latidos, estos sudor y las feromonas terminen con esta lucha -o la continúen- por el bien de ambos. Lo cierto es que no hay nada más excitante que luchar por lo que se desea y cuando tienes un gran contrincante mejor.

ELLA TE DOMINA. Es tan delicioso este deseo, fantasía al fin, que, hay mujeres que se ganan la vida como dominatrices. Una dominatrix es aquella mujer que adopta el papel dominante en prácticas sexuales de bondage, dominación y sumisión o sadomasoquismo (cobra por participar en juegos eróticos).

Aunque también existe la figura del hombre dominante (se le llama “maestro”), las dominatrices son las más conocidas y cuya más se exalta. Hay clubes que pueden funcionar como salones de recepciones o salas de conciertos tradicionales pero tienen DJs residentes vestidas de cuero, DJs invitados  de otras partes del mundo, clientes con billeteras gordas y nombres pomposos. Este es un gran negocio, no solo por el juego sino por los secretos que se guardan.

Sin embargo, la mayoría de las dominatrices no son profesionales, sino dominantes vocacionales. Un dominante vocacional es una persona firme, enérgica y con control sobre sus relaciones, tanto sexuales como sociales. Mucho(a)s de nosotros lo somos, para felicidad de algunos sumiso(a)s.

Cuéntanos, ¿te gusta dominar o que te dominen?

Fuente: blogs.peru21.pe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s