Los misterios del beso negro

Es importante cuidar la higiene y utilizar protección adecuada
Hay muchas maneras de besar, pero el beso negro no se parece a ninguna de ellas. Este tipo de práctica, también conocida como Annilingus, consiste en estimular el ano del compañer@ a través de la lengua y de la boca. Se suele empezar por las nalgas hasta acabar introduciendo la lengua en el hueco del ano. Hasta ahora es un preliminar muy común dentro del ámbito del porno, pero sigue considerándose una especie de tabú en las relaciones íntimas. En realidad, casi nadie habla públicamente del beso negro.

Puede parecer que dicha práctica sea una marginada de las relaciones sexuales, pero en Educasexo creemos que es más usual de lo que parece. Solo que todavía no ha superado su estatuto de tabú social. Pero si actividades como la penetración anal son ahora comúnmente aceptadas tanto en círculos heterosexuales como homosexuales, es posible que en un futuro ano y lengua puedan ir de la mano sin que nadie se ruborice. Es más, el Annilingus es para muchos una parte más de los preliminares sexuales o del sexo oral.

Evidentemente, el elemento higiene no juega a favor de la normalización del Annilingus. En el proceso del beso negro es necesaria mucha cautela para evitar Enfermedades de Transmisión Sexual (las llamadas ETS) o infecciones varias. Ello se debe a la presencia de virus, bacterias o parásitos, que se pueden encontrar tanto en el interior como en las inmediaciones del recto. Sin embargo, esto no tiene porqué ser un impedimento para practicar el beso negro. Con una higiene meticulosa antes y después de llevarlo a cabo (por las dos partes) los riesgos disminuyen considerablemente. Eso sí, mucho cuidado con introducir la boca en los genitales justo después de haber practicado un Annilingus, ya que ello puede provocar una infección del tracto urinario. Es indispensable que nos lavemos concienzudamente antes de proseguir con la relación sexual.

Como en cualquier práctica oral o coital, los riesgos de adquirir alguna ETS son altos si no se utiliza protección adecuada o no se conoce a la perfección el historial médico del amante en cuestión. Una de las soluciones más adecuadas, paralelamente a la higiene, es el uso de barreras dentales que pueden ser originales o fabricadas con un condón al uso. De esa manera se puede introducir la lengua en el ano guardándose de un contacto directo que pueda propiciar la infección. Eso sí, si utilizas un preservativo, ten cuidado a la hora de cortarlo para que no se produzcan fisuras.

¿Ya estas listo para practicarlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s