El Informe Kinsey sobre hábitos sexuales

La infidelidad femenina, la homosexualidad y la bisexualidad se rebelaron como muy usuales

A día de hoy todo el mundo habla, comenta o cotillea acerca del sexo. La propia sexualidad, así como la de los demás, ya no es un tabú insoldable que nos aleja de los otros seres humanos. Digamos que la sexualidad ha superado su situación de enclaustramiento íntimo, generada a partir del siglo XVIII, y que llegó a la cúspide de su puritanismo en la sociedad victoriana del siglo XIX. Restos culturales de los corsés victorianos nos quedan, es evidente, pero lo que sí es cierto es que ahora el sexo está en boca de todos, conquistando las esferas públicas, saliendo de los gabinetes médicos o de los susurros íntimos del hogar. La sexualidad se discute, se pone en tela de juicio. Es pública, al fin y al cabo.

Mucho de estos logros se los debemos a un hombre, Alfred C. Kinsey (1894-1956). El científico norteamericano realizó un estudio amplio con tal de esclarecer el comportamiento sexual (y real) de sus compatriotas. Cerca de 20.000 hombres y mujeres pasaron por un cuestionario íntimo y confidencial que daría como resultado dos libros: Comportamientos sexuales del hombre (1948) y Comportamientos sexuales de la mujer (1953). Las conclusiones fueron mucho más que insólitas, puesto que salieron a la luz pública una serie de actividades sexuales de los que apenas se hablaba en la época.

Prácticas entonces consideradas como inmorales o marginales (masturbación, homosexualidad, bisexualidad) resultaron ser más comunes de lo que parecía. Incluso alcanzando cotas de normalidad social. El trabajo de Kinsey ayudaría a la desmitificación de los tradicionales tabú y a la reconsideración de las “aberraciones sexuales” de corte freudiando, donde prácticas como la homosexualidad eran consideradas una inversión de la norma. Así, si cerca del 30% de la población norteamericana de entre 20 y 35 años declaraba haber llegado al orgasmo a través de un contacto homosexual… era muy difícil considerar a la tercera parte de la población como enferma. Y mucho menos establecer lo que era normal o no.

Por otro lado, los datos referentes a la infidelidad fueron reveladores. Se estableció que el índice de promiscuidad de los hombres era bastante más elevado que el de las mujeres, pese a que un 17% de las mujeres de entre 36 y 40 años confesaron haber sido infieles a sus esposos (frente al 28% masculino). Un dato relacionado con la pulsión femenina que, hasta entonces, no se tuvo en consideración. Por otro lado, Kinsey y sus colaboradores comprobaron la gran cantidad de puntos intermedios entre la total heterosexualidad y la homosexualidad declarada, estableciendo que un gran número de personas se encontraban en una situación de deseo bisexual explícito.

Sin embargo, la campaña no estuvo exenta de polémica. A las ligas por el puritanismo se le unieron otras críticas. Para intentar establecer los hábitos sexuales de los niños, se utilizaron datos que provenían de algunos pederastas confesos, sin contactar con la policía después de ello. Este hecho le valió duras palabras a Kinsey por parte de diversos grupos sociales.

Es evidente que pasarían unos cuantos años hasta que la llamada “revolución sexual” se hiciese efectiva a finales de los 60. Y muchos más para que las libertades sexuales se instaurasen en las mentalidades. Todavía queda mucho por hacer pero, sin duda, el Informe Kinsey fue toda una revelación para los defensores de la diversidad sexual.

Fuentes: Revistaindice.com

¿Qué opinas ahora acerca de los estudios hechos por Kinsey?, ¿Crees que fueron una gran aportación al estudio del comportamiento humano?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s