La autofelación masculina

Una práctica limitada a unos pocos que requiere un duro entrenamiento

Dicen que el cantante Marilyn Manson se quitó dos de sus propias costillas para poder llegar hasta su pene de manera fácil y cómoda. ¿Un mito? ¿Una leyenda urbana? ¿Una fantasía oculta? Una práctica que seguramente muchos han intentado llevar a cabo en la intimidad. La autofelación masculina es una actividad muy limitada, pues tan solo unos cuantos varones tienen la capacidad física para plegarse sobre ellos mismos y llegar hasta su pene. La autofelación está considerada una forma de masturbación y consiste en estimular el propio miembro a través de una demostración espectacular de elasticidad. Se dice que solo unos tres o cuatro hombres entre mil son capaces de hacerlo. Por lo que, si eres uno de los elegidos, más te valdría hacerte rico trabajando en el Circo del Sol.

auto estimualcionPara poder llegar a la autofelación es necesario un periodo de entrenamiento y, ante todo, una buena forma física. Pocos hombres son capaces de llegar hasta ese extremo puesto que se debe hacer un trabajo importante con la columna vertebral. Por otro lado, el tener el pene largo ayuda bastante, así como una constitución delgada y la ausencia de barriga. Si los retos no te asustan, empieza a prepararte mediante ejercicios gimnásticos, contorsiones y yoga. La autofelación es más que un deporte. Es un objetivo casi imposible. Por otro lado, que puedas llegar a tener contacto con tu pene no significa que puedas hacer una felación, ello requiere una resistencia física mucho más intensa.

Los primeros en descubrir pruebas feacientes alrededor de esta práctica fueron los arqueólogos. Existen pinturas antiguas y jeroglíficos que muestran a hombres estimulando sus propios penes. En el antiguo Egipto, la autofelación estaba relacionada con las deidades: el dios del sol, Ra, creó al dios Shu y a la diosa Tefnut mediante la misma, salpicando con su semen en el suelo. Sin embargo, muchos interpretan este hecho como fruto de una masturbación convencional.

Como hemos dicho, los ejercicios de yoga son una buena manera de ejercitar el cuerpo… pero hasta llegar a ver los resultados es necesario calma y paciencia. Puede que tardes unos 5 o 6 meses en tener la forma física adecuada y hay que tener cuidado con los movimientos bruscos. Si lo haces a lo bruto lo único que conseguirás será dañarte la columna. Como en yoga, es importante controlar la respiración al plegarse y parar cuando se epiece a sentir dolor. Eso sí, nunca cambies de posición de manera brusca, te puedes hacer mucho daño.

Sea como fuere, desde aquí os recomendamos que, si no se sabe lo que se hace, mejor no intentarlo. Aquellos pocos que lo consiguen tienen una forma física o una elasticidad fuera de lo normal. A la larga, esta práctica puede acarrear serias consecuencias físicas si no se está preparado.

y tu, ¿puedes hacerlo o quieres intentarlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s